Inicio OPINIÓN Al Rincón de Pensar: A la fiscalía del Gobierno

Al Rincón de Pensar: A la fiscalía del Gobierno

1287
0

El título, solo tiene un error en el enunciado, pero en la realidad cotidiana, este estamento está al servicio del Gobierno. Tuve la oportunidad de presentar en el pasado mes de Octubre, una ponencia sobre la independencia del Poder Judicial, justamente en la facultad de Derecho, y tuve que trabajarme mucho el tema para que un profano como yo pudiese quedar aceptablemente ante una audiencia con mucho jurista de prestigio de por medio.

¿de verdad, alguien creía que la infanta no iba a salir de rositas en un juicio en el que la única acusación la ejerció Manos Sucias, con una abogacía del Estado que dice que lo de Hacienda somos todos, es pura publicidad, y con un fiscal que se convierte en el mejor abogado defensor de la imputada?. ¿De veras están seguros de que el condenado conde, vá a pisar la cárcel, con un mismo fiscal que está pidiendo al Supremo que se le imponga una fianza que le evite la condena?

Pues  no señor, no voy a mandar al rincón de pensar al abogado defensor..,perdón, al fiscal Horrach, porque  la Fiscalía, funciona de modo jerarquizado; de hecho, no forma parte del Consejo General del Poder Judicial, sino de forma independiente y a las órdenes directas del Fiscal General, que lo nombra el Gobierno. Es fácil entender que un Fiscal General que ha sido nombrado por el Gobierno, no esté ahí para darle problemas a sus mentores, y que al mismo tiempo, los fiscales, que reciben órdenes directas del Fiscal General, que tiene en sus manos ascenderte o condenarte al ostracismo , tengan la tentación de tomar el camino de “primero vivir y después filosofar”. Además, Horrach en cuestión, ha luchado contra la corrupción, y con ella ha sido implacable, hasta que tuvo la mala suerte de tropezarse con un caso que era problema de Estado..

Y no , no es un problema de Estado que una infanta tuviera que pisar la cárcel. Es un problema de Estado, que Hacienda, admita –presuntamente- facturas falsas para ayudar a la causa. Es un problema de Estado, que la fiscalía no esté a las órdenes del Estado sino a las de quién le pone en el puesto. Es un problema de Estado, que la justicia, pueda quedar en entredicho por decisiones que al margen del fundamento jurídico en las que se apoyen, crea alarma al pueblo, que puede dudar de la imparcialidad de un poder independiente, que funciona, aunque tarde mucho en emitir sentencias porque el gobierno de turno no le pone los medios para que sean más rápidos.

Por todos los razonamientos que anteceden, mandamos hoy al rincón de pensar al Fiscal General del Gobierno, para que durante una semana, tenga tiempo de reflexionar si debe poner condiciones a quién le nombra, de que solo acepta el puesto, si se le deja actuar con arreglo a derecho, sin mas premisas que actuar como acusación al margen de quién sea la persona, partido, entidad ,o bicho viviente que se salga de los comportamientos contrarios a Ley.