Inicio CULTURA Y SOCIEDAD Achero Mañas: “Tenemos que acostumbrarnos a las diferencias, a ser fiel a...

Achero Mañas: “Tenemos que acostumbrarnos a las diferencias, a ser fiel a uno mismo”

El director Archero Mañas vuelve a los cines tras diez años de parón con "Un mundo normal", una road movie en la que nos cuenta la historia de Ernesto y Cloe, padre e hija que tienen que conceder la última voluntad de la abuela: ser arrojada al mar. El film está protagonizado por Ernesto Alterio y Gala Amyach, y fue presentado en los preestrenos del Festival de Cine Antonio Ferrandis.

548
0
El Festival de Cine Antonio Ferrandis contínua su ciclo de preestrenos con “Un Mundo Normal”, el nuevo film del director Achero Mañas. La película se presentó en la Sección Oficial del Festival de Málaga, y llegó a los cines la pasada semana. “Un mundo normal” nos cuenta la historia de Ernesto (Ernesto Alterio) y su hja Cloe (Gala Amyach), que deben emprender un viaje juntos hasta la costa de altea para cumplir el último deseo de la madre de Ernesto: ser arrojada al mar. Tras diez años sin dirigir ningún proyecto, Achero Mañas vuelve con una propuesta muy personal: la historia está basada en un deseo real de su madre. El film también supone el debut cinematográfico de la hija del director, Gala Amyach, que coprotagoniza la película con Ernesto Alterio. Padre e hija acudieron el pasado jueves a las salas de Kinepolis Paterna para presentar el film.
“Para Ernesto ha sido como si lo incorporásemos a la familia”, bromea Achero Mañas cuando le preguntan por la familiaridad de la trama. “Parto de una especie del alter ego del futuro”, explica el director, “ya que mi madre está viva. Hay cosas de esta familia que si pertenecen a la nuestra, pero también hay otras que son puramente ficción”, aclara Mañas. Aún así, admite que “si que me reconozco y nos reconocemos, hay cosas de esta familia que pertenecen a la nuestra, pero lo que más siento es una cuestión espiritual. Achero Mañas ha realizado en este film una tarea de introspección, una road movie cuyo viaje sirve a los personajes para “reflexionar sobre qué es ser uno mismo y aprender a reconciliarse consigo mismos”, considera el director. La familia de Ernesto y Cloe es una familia de artistas, un ámbito en el que Mañas asegura sentirse muy conectado y que conoce a la perfección.
En un momento histórico en el que la “normalidad” parece estar más en entredicho que nunca, el director hace suyas las palabras de John Stuart Mill y explica que “sufrimos al dictadura de la mayoría, las costumbres nos empujan hacia un comportamiento que creemos que es normal, pero no existe nada normal”. Asegura que el título se le ocurrió después de la pandemia. Para él, esta película invita al espectador a no renunciar a sus diferencias y singularidades. “Muchas veces he leído que mis películas hablan de personajes margilaes, pero ahora mismo esos personajes son los normales”, reflexiona Mañas, “tenemos que acostumbrarnos a las diferencias, y eso es de lo que habla la película, de ser fiel a uno mismo”.
La muerte de la abuela es la que da lugar a este viaje introspectivo y lleno de tropiezos por la costa valenciana. El espectador podrá reconocer las playas de Altea y el paisaje del mar Mediterráneo a través de los ojos de Cloe y Ernesto. Un viaje que, originalmente, se iba a dar por la costa oeste de los Estados Unidos, pero que finalmente aterrizó en la Comunidad Valenciana. “Hacerlo aquí también nos ha permitido jugar más y meter a Ernesto en más líos, porque en Estados Unidos la legislación es más laxa”, explica el director. A pesar de que la película esté ambientada en invierno, el rodaje se desarrolló en verano, aunque el clima valenciano no les dio tregua y la gota fría les sorprendió uno de los días de rodaje en el mar.
“Todas las familias felices se parecen unas a otras, pero cada familia infeliz lo es a su manera”, afirmaba León Tolstói al comienzo de Ana Karenina. Achero Mañas no se reconoce en estas palabras, para el director “todas las familias han pasado en algún momento por dificultades y experiencias complicadas”, explica, “yo he pasado por momentos muy complicados en relación con la muerte, y una de las cuestiones que me planteé a la hora de rodar esta película era el tono de la misma”. La muerte en el film se presenta como una vorágine de sentimientos, que viaja entre las luces y las sombras, entre la visión vitalista y la pesimista. Y la desaparición también afecta mucho al espíritu familiar: “la muerte tiene que ver mucho con las señas de identidad, te das cuenta de que lo que pierdes es importante para tí”, considera Mañas. Para él director, la abuela representa las raíces de todos los personajes, es la que motiva ese viaje de introspección.
La comunicación, o incluso la falta de ella, marca las relaciones entre todos los personajes que nos presenta “Un mundo normal”. “Entramos en un juego en el que no sabes qué piensa cada personaje de cada uno”, explica Achero Mañas. A esos momentos los acompañan también los silencios, momentos que sirven a los personajes para reflexionar sobre sí mismos y en los que, según el director “se encuentran frente a un punto de verdad”. Para Mañas los personajes evolucionan cuando se dan cuenta de que tienen que atender a sus diferencias y sus singularidades, “es el momento en el que pueden volver a funcionar, en el que se dan cuenta de que hay un elemento de cohesión entre ellos”, observa el director.
Para Gala Amyach este ha sido su primer largometraje. Tras formarse en prestigiosas academias de actuación de Estados Unidos, la actriz ha tenido la oportunidad de debutar en el cine de la mano de su padre. “Esta experiencia ha sido un regalo, he aprendido muchísimo. No puedo estar más agradecida”, cuenta Amyach emocionada. Conseguir el papel no fue tarea fácil, porque Mañas asegura que se “enamoró del personaje, y no iba a dejar que me lo fastidiase nadie”. Gala Amyach estaba esperando para hacer una audición cuando su padre le llamó y le dijo “se me ha ocurrido una historia”. Esa fue la primera vez que conoció a Cloe. Más adelante hicieron una prueba, “la escena más difícil”, según cuenta el director. Para Gala, Cloe es un personaje maduro, que se transforma a través de la valentía de su padre y la muerte de su abuela, “y hacen que evolucione como persona para mejor”, afirma la actriz. Los personajes de Ernesto y Cloe toman roles diferentes, y la joven demuestra más madurez que el padre en algunas escenas. “Yo pensaba que él era el héore, pero me equivocaba”, bromea Mañas.
Diez años después de presentar “Todo lo que tú queras” (2010), Achero Mañas asegura que ve la vida con más optimismo, y esa, según afirma el director, ha sido la razón por la que ha tardado en volver a ponerse al frente de un proyecto cinematográfico. Cuando le preguntamos por próximos proyectos, Mañas no se moja. “No sé cuando volveré a rodar pero, si ruedo, lo haré cuando se den las condiciones adecuadas para lo que quiera hacer”, explica el director, que afirma que la situación actual de la industria deja poco margen de actuación a los directores y prima las historias comerciales que los personajes que se identifican con las inquietudes del espectador. Achero Mañas tiene un vínculo muy especial con la Comunidad Valenciana, y alguno de los proyectos en los que está trabajando se desarrollarán dentro de nuestras fronteras.
“Un mundo normal”, r es una producción de Tornasol y Last Will Producciones Cinematográficas A.I.E., en producción asociada con Sunday Morning Productions S.L., con la participación de RTVE, Movistar+, À Punt Media y el apoyo del ICAA y del IVC de la Generalitat Valenciana. La película llegó a las salas el pasado 11 de septiembre de la mano de DeAPlaneta y ya se puede disfrutar en cines.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here