Inicio OPINIÓN Al Rincón de Pensar

Al Rincón de Pensar

1649
0

Inauguramos este espacio semanal en nuestro digital, mandando al rincón de pensar, donde permanecerá durante siete días, a:

En primer lugar, y porque nos queda más cerca, a la concejalía de Paterna de la que dependa el estado de los solares que se encuentran dentro de la ciudad. Concretamente, por el solar que en el barrio de Alborchí, queda flanqueado por las calles, Virgen de Montiel, C/San Andreu,  C/Mariana Colás, y C/Santa Lucía. Solar, que por cierto está prestando un servicio a los vecinos que pueden aparcar más de un centenar de coches.

El problema, surge cada vez, que llueve con cierta intensidad, cosa que afortunadamente sigue ocurriendo de vez en cuando.

Las lluvias, arrastran con el agua, la tierra, siguiendo la pendiente natural de dicho solar, en perjuicio, de la calle Santa Lucía, convirtiéndola en un lodazal, cuya huella queda en la fachada de la finca que le sirve de muro de contención y que puede alcanzar 70 centímetros de altura. Así ocurrió el pasado día 27, y el barro y lodo, baja por Virgen de Montiel, llevando su huella hasta el cruce con Jacinto Benavente.

Cierto es, que los servicios de limpieza, actúan con celeridad en cuanto pueden entrar a restablecer el decoro de la zona afectada. pero si de una vez, se toma la decisión de prevenir una sola vez, evitaremos las sucesivas curas, cada vez que la naturaleza manifiesta su buen deseo de mandarnos agua.

Por parecidas razones, condenamos a permanecer durante la misma semana, en el rincón de pensar a los responsables de las infraestructuras de nuestra capital, que hasta ahora, no han puesto remedio a los caprichos meteorológicos, y cada vez que el agua cae generosamente, estaciones de metro –véanse los videos vergonzosos en el subsuelo de Ángel Guimerá-, se convierten en cascadas de agua, donde puedes mojarte más que si estás en la propia calle.- Y más que vergonzosos, son un gran riesgo y un gran peligro, ver bajar al agua como un torrente, por las escaleras de algún hospital, que debiera ser un lugar seguro para un enfermo.