Mil kilos de pólvora, 70.000 cohetes y 360 tiradores. Así ha sido...

Mil kilos de pólvora, 70.000 cohetes y 360 tiradores. Así ha sido la Gran Cordà

Paterna vibró anoche con una de las mayores Cordàs de los últimos años. Por el momento, solo se tiene constancia de un herido.

2732
0
Compartir

Esta noche ha tenido lugar, por fin, el acontecimiento más esperado de las fiestas mayores de Paterna: la Gran Cordà de la Calle Mayor. Pasaban pocos minutos de la una y media de la madrugada cuando la bengala verde cruzaba el recinto y daba comiendo al incansable disparo de cohetes, que ha durado cerca de media hora.

A pesar de que muchos temían la posibilidad de lluvia, finalmente, el cielo encapotado ha dado una tregua a los coheteros y no ha deslucido su tirada. Aun así, el tiempo no ha acompañado del todo. La ausencia de ráfagas de aire ha contribuido a que el humo de los cohetes se quedase atrapado en la Calle Mayor, provocando que en algunos puntos fuera complicado respirar. Esto afectó a varios tiradores, que tuvieron que abandonar el recinto de la Cordà nada más terminar para poder buscar una bocanada de aire fresco. Aun así, no hay que lamentar heridos por problemas respiratorios o de inhalación de humo.

Este año, las cifras de la Cordà han sido espectaculares. Un total de 360 coheteros se han adentrado en la Calle Mayor, asignados en alguno de los 140 cajones que había repartidos por todo el perímetro. Además, dentro de la tirada también había personal de seguridad y prevención, totalmente equipado para permanecer dentro de la Cordà. En cuanto a pólvora, 1.000 kilos en 70.000 cohetes han hecho las delicias de todos los paterneros.

Sobre los heridos, en el momento en el que acabó la tirada, tan solo había constancia de uno. Se trataba de un traslado al hospital por una quemadura en el ojo, aunque todavía no había llegado el parte completo. Más adelante se sabrá si hubo que lamentar más daños o este fue el único.

Juan Antonio Sagredo, tirador desde hace varios años, declaró al terminar la Cordà que la única palabra que tenía para describirla era “espectacular”. Además, muchos otros coheteros coincidían con esta valoración, ya que abandonaron el recinto de la Calle Mayor muy convencidos de que esta había sido “la mejor Cordà en mucho tiempo”. El alcalde ha destacado, sobre todo, la calidad y buen comportamiento de los cohetes que se lanzaron.

Antes de la Cordà, a las diez de la noche, también tuvo lugar el pasacalle de los cohetes de lujo, en el que todos los años participan decenas de personas. Su salida fue, como viene siendo tradicional, desde la puerta de la Iglesia de San Pedro. Aquí, el párroco Juan Antonio Cabanes bendijo los cohetes que estaban a punto de lanzarse tanto en la comitiva como en la propia Cordà.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta