AL RINCÓN DE PENSAR | PENSIONISTAS: 9 MILLONES DE VOTOS

AL RINCÓN DE PENSAR | PENSIONISTAS: 9 MILLONES DE VOTOS

184
0
Compartir

Con capacidad sobrada para cambiar los resultados de unas elecciones, incluso para crear un partido con todas las opciones de poder gobernar, los pensionistas suponen un verdadero quebradero de cabeza para cualquier gobierno, si bien, esto no ha impedido a ninguno de ellos tomarles el pelo con reiteradas promesas incumplidas y mentiras descaradas. Ahora los políticos quedan absolutamente sorprendidos, al comprobar que los pensionistas y jubilados, solo son mayores pero no tontos. A los gobiernos, solo les gusta la protesta social en la calle cuando no gobiernan.

De este modo, el Sr. Rajoy, ha acudido con toda celeridad al Congreso mientras la calle se llenaba de jubilados hartos de que se esté jugando con su presente-futuro les queda poco- y España es un clamor contra la burla del 0,25. Y en el Congreso, se debate el voto que se puede perder o ganar; no importan los apuros que el pensionista pueda pasar para llegar a fin de mes, no solo por la pérdida constante del poder adquisitivo de su pensión, sino en millones de casos, porque esta se usa para tapar las carencias de la familia que está  en paro, cumpliendo así una labor social que corresponde al Estado..

La prueba de que se debate el voto, es que cuando hay que pedirlo para gobernar, hacen todas las promesas que nos lo puedan asegurar. Esto hizo Rajoy en 2011, cuando dijo que su primer compromiso si llegaba al gobierno, era que las pensiones no perdieran poder adquisitivo, para inmediatamente que consiguió su propósito, olvidar lo que había prometido.

Pero es que, la oposición que había gobernado y congelado las pensiones, clama ahora contra la ridícula subida y adquiere el compromiso de revalorizar lo que en su día dejó congelado. Luego están otros partidos, los que saben que van a seguir siendo oposición por mucho tiempo, y por tanto no pierden nada con hacer promesas  de imposible cumplimiento. Y los que tienen según las encuestas, una subida apreciable en la intención de voto, se pronuncian por subirlas solo si hay dinero suficiente para afrontar la subida, cosa que ahora no ocurre.

Pues miren, dinero hay poco. Pero lo ha habido. Parece que lo había cuando los Puyol hicieron trasvases de las arcas públicas a las privadas. Lo había cuando el Partido Popular, lo derivaba de la Hacienda pública a la privada del partido y a las cuentas corrientes de algunos de sus miembros. No parece que faltara dinero cuando la visita del Papa sirvió para dar pelotazos, ni cuando los ERES de Andalucía transportaban ríos de billetes que aún no sabemos hacia donde desviaban su cauce.

Y como siguen creyendo que el pensionista no hace los deberes con los números, pues salen con la ocurrencia, de subir las pensiones de miseria, y dejar las más altas sin tocar, sin pensar que son más altas porque contribuyeron más ciando tenían un sueldo en el trabajo. Y prometen una reducción de impuestos en los tramos en los que casi nadie genera suficientes ingresos para pagarlos.

Mientras los planteamientos se queden en la mera cuestión numérica de votos, cada vez estaremos hipotecando más el futuro a corto plazo de la viabilidad de las pensiones. La esperanza de vida aumenta, el índice de natalidad disminuye. Los salarios son de miseria y por tanto las cotizaciones son de miseria. Necesitamos soluciones para el siglo XXI, no para ganar unas elecciones en 2019. Pero para obligarles a legislar para el futuro, primero teníamos que conseguir que los señores que se sientan en el Parlamento, tengan en su jubilación una pensión como la que tienen los 9 millones de votantes que toman la calle. Y claro, eso no va a ocurrir nunca, porque ellos podrán ser políticos, pero tontos …muy tontos, no son.

No hay comentarios

Dejar una respuesta